"La ropilla ya enferma del poeta, exhaló el último suspiro en aquella lucha." Victor Hugo

domingo, 7 de noviembre de 2010

Gris

20100118
Les pido por un momento que contemplen la idea de vivir allí arriba. El sol entra por el ventanal y baña la habitación por las mañanas. El viento se cuela por los orificios entre las paredes y las ventanas. Hay que bajar de un camión y caminar llenándose de polvo unas cuadras. No hay árboles grandes, sólo algunos pequeños como este esbozo verde oscuro que puede verse en el centro. Algunos arbustos, muchos perros callejeros.
En verano (y poco más porque el clima está estropeado) la lluvia baja como río por las calles y es imposible llegar a casa sin meter los pies unos 5 centímetros bajo los charcos. En otoño, el viento trae consigo remolinos de tierra y polvo que baja de los cerros deforestados. En invierno uno necesita usar bufanda dentro de la casa. Esta es la imagen de un trozo de ciudad que consiguió industria y población, pero nada más.
Para mí lo más sobresaliente es el color. La herrería es gris por estándar. Nunca ha sido pintada. Las paredes son grises por lo mismo. Casi ninguna casa tiene número y la única pintada se convierte en referente para la parada del camión. A las banquetas les falta lo amarillo, a los postes lo verde. Hay mucha gente que también se vuelve gris y maltratada viviendo allí y nunca hace nada fuera de aquéllo. Hay familias de adolescentes viviendo con sus padres, hay personas con camionetas extrañamente caras, y hay quien asalta a personas que no tienen más que él mismo, amparadas por el gris pardo que las calles adoptan por las tardes.
Yo viví allí un tiempo, poco menos de un año. Viví con tres amigos que han fungido como hermanos desde hace muchos años. Dos de ellos aún viven allí, y seguro reconocen todo aquéllo que describo. Yo digo que la ambición es lo que debe sacarte, y creo que aún viviendo allí hay cosas que te salvan de volverte gris: no empezar una familia hasta no tener algo que ofrecer, y aliarte con otros para poner algo intenso en ese ambiente pardo. Ellos saben ser intensos y saben de mi aprecio. Hay que cooperar ya para pintar esa casa, aunque sea de gris intenso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se pide cierto respeto, en la medida de lo racionalmente posible. Comentarios que infrinjan esto, serán borrados.

back to top