"La ropilla ya enferma del poeta, exhaló el último suspiro en aquella lucha." Victor Hugo

jueves, 24 de febrero de 2011

Porra Capone

César y Capone

En México es común que la gente trate de realizar siempre el mínimo para que algo funcione. Y si funcionan, cambiar las cosas queda fuera de toda contemplación. Buscar comprar el más barato es legítimo, también tratar de economizar materiales de una estructura (calculando bien que resista lo que debe), pero evitar el cambio por apatía pura da pena.

Basta ver un poco de ánime japonés para notar esa actitud de dar al máximo en lo que sea que uno haga. Por supuesto que habrá quienes allá prefieran la apatía y quienes acá prefieran esmerarse, pero debe ser un honor que sea parte de la "cultura" de uno. Yo, en cambio, no soy quién para pedir a otros que se esmeren, pero  aprendí de todo un maestro, y por eso es parte de mi vida.

Todos los hámsters acomodan las cosas de su casa: la comida, el baño, la cama... pero Capone lo hacía poniendo todo de su parte. Corría, mordía y cambiaba cosas de lugar a la mayor velocidad posible, llevando tanto como le cabía en las reservas de sus mejillas y cuando atacaba, lo hacía con todo su poder.

-¿Quiere usted una camita de aserrín? ¿un bañito de aserrín? ¡Nosotros lo hacemos!- era lo que yo suponía que él hubiera dicho. Y seguramente lo hubiera dicho rápido entre una actividad y otra. Verlo trabajar con tal esmero era motivante y contagioso, de ahí que le inventara también una porra [cosa verdaderamente rara en mí], misma que ahora (a un año de su fallecimiento) sigo utilizando.

En la foto pueden ver al maestro de motivación, metido en el bolsillo de una camisa. [Gracias, César, por posar con él]. Era gris con una línea negra en la espalda, de la cabeza a la cola, con elegantes bigotes blancos que contrastaban muy bien y siempre muy acicalado. Esa elegancia le ganó el nombre de Capone H. (la "H" es de hámster).

La Porra Capone aplica sólo para quienes intentan más allá de lo necesario, para quienes corren por el puro gusto de llegar más rápido (aunque nadie más lo note) y de llegar a la cama sabiendo que el día rindió cuanto pudo y que el insomnio no tiene oportunidad.

Siendo un poco [ji, un poco] hiperactiva, saben que tiendo a hacer todo rápido y a tratar de que mi trabajo tenga la mejor calidad que me sea posible. Como no soy perfecta, aún así a veces meto la pata y en muchas sólo yo noto cuando consigo una mejora trascendental. Me alegra no esmerarme por el prestigio, sino por puro gusto y terminar con una Porra Capone es un verdadero placer.

martes, 15 de febrero de 2011

Arriba los impuestos

Suprema Corte de Justicia

[Primeramente reitero que este blog no pretende que se vote por uno o por otro, ni iniciar manifestaciones en las calles. Si algo puede tener como objetivo es impulsar el uso de la razón para percibir lo que sucede con el dinero que se paga en impuestos y hacer algo al respecto si es posible.]

La transparencia en México ha servido para descubrir muchos entuertos. Yo pasé de no saber cuánto ganaban los funcionarios a enterarme de que además del alto (altísimo) sueldo, le pagamos bono de fin de año al Presidente [además del aguinaldo, que quede claro] y lentes a los ministros de la Suprema Corte (cuya imagen tomé de aquí). Yo sé que necesitan lentes, pero con el sueldo que tienen, ¿no podrían pagarlos ellos? [Yo pago los míos.]

Me pasa lo mismo cuando veo que de nuestros impuestos sale ayuda para seguros médicos privados. Necesitan un seguro médico, pues pueden usar el ISSSTE (el seguro para trabajadores del Estado), y si no les gusta o no quieren, pues pueden pagar uno privado. Si se juntara ese poquito de prestaciones de aquí y de allá, para la gran cantidad de diputados, senadores, gobernadores, ministros y otros, podrían comprarse más medicinas para el IMSS o para el ISSSTE, y si además se compraran sin sobreprecio (es decir, sin pagar el 150% de lo que valen) [no digo que se haga con medicinas, pero ha habido escándalos por otras muchas cosas] podríamos empezar a hacer maravillas.

En Alemania bajan impuestos a las empresas que contratan mujeres para trabajos tradicionalmente masculinos. En Inglaterra cooperan con la mitad del costo de una bicicleta, con tal de que uno vaya al trabajo en ella (en lugar de usar el automóvil, y para bajar las emisiones contaminantes). En México se pagan escuelas de tauromaquia [hay un post reciente sobre esto que se llama "Toros sí, toreros no"], tangas [esto fue escándalo hace unos años], iPads para todos los legisladores y pensiones vitalicias altísimas para ex-presidentes que gozaron de altísimos sueldos durante sus periodos de gobierno.

Ahora se dice que quieren bajar el IVA [ese impuesto que se cobra a todo lo que se compra-vende] con tal de aplicarlo a alimentos y medicinas (que eran los únicos exentos). Hay mucha gente que gasta 80% de sus ingresos justo en esto. Todos ellos serán afectados y es grave. Ese punto se ha tratado ampliamente en muchos medios, por lo que me lo voy a brincar, y voy a pasar al siguiente...

Yo, una empleada con ingresos que alcanzan para vivir (sin mucho lujo pero sin hambre) a la que se le descuentan impuestos directamente de su sueldo mensual, no quiero poner ni un centavo más para ayudar a cosechas de narcotraficantes [no creo que necesiten ayuda], para edecanes, para comisiones parciales [esta pedrada va para la COFETEL -Comisión Federal de Telecomunicaciones-] o para bonos del 10 de mayo (día de la madre). No es que no pueda, igual y puedo esmerarme para poner otro poquito, lo que pasa es que me molesta mucho aquello en lo que se gasta.

[Va un desvío pequeño.] Un amigo me comentó una vez, mientras le buscábamos un cuaderno estético y útil para la Preparatoria Abierta: -Se siente horrible como niño, cuando vas a la escuela con un cuaderno todo feo y maltratado, y ves que todos tus compañeros traen cuadernos bonitos con coches, dibujos animados y estampitas.- Yo creo que allá afuera hay muchos jóvenes que crecieron viendo como otros tenían mucho mientras ellos no tenían nada, y que ahora se dedican a punta de pistola o de navaja, a robar aquello que de otra manera no estaría a su alcance.

Podríamos cobrar impuestos a los refrescos y botanas, para que al menos salga de allí el dinero que se gastará en atender diabéticos e hipertensos. Podríamos cobrar impuestos de verdad [y lo digo así porque hay muchos que no pagan]. Si los impuestos se usaran para pagar verdaderas Oportunidades para niños de escasos recursos, maestros de calidad [que la verdad son muy escasos en el sistema público], seguros médicos, generación de energía renovable, salarios atractivos para policías [para que no sea tan tentador pasarse al otro lado] y educación para ellos mismos [porque su forma de actuar con mujeres violadas y secuestrados ya liberados deja mucho que desear], entre otra veintena de cosas. Si los impuestos se usaran para ayudar a que la clase baja se reduzca y la clase media (y educada) se incremente, la calidad de vida subiría, la desigualdad en el ingreso podría combatirse y entonces sí, arriba los impuestos.

NOTA: En próximos días estaré colocando un lugar para avisos, para evitar estos trocitos en lo posible.

martes, 8 de febrero de 2011

¡Toros sí, toreros no!

Photobucket

Conocí de niña a un compañero de escuela que entrenaba para ser novillero [que tengo entendido es el inicio para los que quieren ser toreros] y llenaba la última página de sus cuadernos con los bocetos de cómo quería que fuera su "hierro". Tenía un sentido del humor genial y como yo pasaba mucho rato con él, llegué a ayudarle incluso a escoger aquélla imagen en la que las iniciales de su nombre se vieran más nítidas.

Claro que yo no sabía que el hierro era para marcar animales y menos aún cómo los marcaban (poniendo el hierro al rojo vivo para después tocarles con él la piel y dejarles una profunda cicatriz permanente). Creo que él sí sabía pero la idea de tener su propio hierro lo ilusionaba, y era totalmente insensible al sufrimiento que representaba. Hemos de haber tenido unos doce años [en esto no puedo ser precisa... uf, es que he conocido un poco de todo].

Este domingo (6 de febrero de 2010) me levanté temprano para colaborar en una manifestación contra la tauromaquia. Muchos voluntarios posaron semidesnudos emulando cadáveres, con banderillas y sangre falsas. Yo ayudé en la valla y a acomodar la letra "S", para formar la palabra "BASTA". Había querido ayudar desde hace mucho en algo así, pero con eso de que navego casi siempre en inglés, apenas hallé la organización en cuestión. [Aquí debería hallar un emoticon con mi enorme sonrisa de satisfacción... tendrán que imaginarla.]

La organización se llama "Anima Naturalis" (pueden buscarla fácil en internet). Tiene presencia en España y Latinoamérica. Ahora, mi opinión de la manifestación es la siguiente: la coordinación fue ardua, la imagen fue impecable [hasta yo me disfracé], la sangre era biodegradable (lavada justo al terminar) y los carteles serán reutilizados. Habían de ver la alegría que me dan estos pequeños detalles. Las fotos del evento pueden verlas acá. Para los que se pregunten qué se representaba (por si hay alguien en ese caso), eran los muchos toros que son asesinados como "tradición" y parte de la "cultura mexicana" [... que si los de Top Gear hubieran dicho eso, yo hubiera querido un hoyo en el cual esconder mi mexicana cabeza].

En México, las principales empresas patrocinan las corridas. Los toreros aprenden financiados con nuestros impuestos [esto de los impuestos va a ser otra entrada en ocasiones futuras]. ¿Cómo podemos asombrarnos de la insensibilidad con la que las bandas del crimen organizado torturan, mutilan y asesinan, cuando nosotros permitimos que los niños ingresen a la plaza a ovacionar a alquien que hace más o menos lo mismo, pero con un animal indefenso? La violencia genera violencia.

La foto que ven arriba es de dos jóvenes que estaban cerca de mí, en el extremo superior derecho de la letra "S". Me hubiera gustado tomar sus nombres, pero al final todo se deshizo de pronto y no hubo manera. [Si llegaran a reconocerse aquí, por favor enviénme sus nombres para poner el crédito.]

Aquí como siempre, quisiera terminar marcando un poco lo que para mí es de recordar de semejante evento. Por supuesto que habrá que buscar una manera de legislar para cambiar un poquito nuestro insensible país torero. He aquí parte del mensaje que se repetía en los megáfonos (además del que puede leerse en el título): La tortura no es cultura, no es arte, y mucho menos diversión [eco].

NOTA: Quedé satisfecha con el evento, por lo que pienso seguir en contacto para futuros desnudos o lo que haga falta. La causa lo amerita. "Eco" significa que lo considero digno de repetirse (y que yo me apunto para repetirlo, claro). La imagen tuvo un problema con el sitio en el que suelo subirlas (photobucket), les escribí, me contestaron (eso me agradó) y al parecer el asunto ha quedado resuelto.

martes, 1 de febrero de 2011

En memoria de Benazir Bhutto

Benazir Bhutto

La primera vez que escuché de ella fue por radio moderna (un podcast de la BBC llamado "Global News" [noticias globales] dedicado a información internacional). Benazir Bhutto estaba siendo entrevistada, era musulmana, tenía voz [hasta aquí ya estaba yo interesada] y además era sumamente culta [yo estaba anonadada].

Medio Oriente era para mí una zona en constante movimiento de fronteras y personas, un área en guerra en la que a mí como mujer no se me respetaba y la cual, por ende, no me interesaba a mí. Más aún, me intrigaba cómo fue que de la floreciente cultura mora (o árabe) con los bailes de velos y las espadas curvas, habían terminado en la burka (esa prenda que tapa todo el cuerpo y que tiene una rejilla para poder ver), el analfabetismo y el fanatismo religioso.

Benazir Bhutto tenía teorías y proponía soluciones racionales de manera tal, que allí me tenía a mí, una atea definitiva, escuchando pacientemente citas del Corán, atónita... Y es que ella argumentaba que en el Corán estaban los derechos de las mujeres, la tolerancia a otras religiones y a Occidente, la democracia y otras cosas que sencillamente parecen fuera del Islam actual.

Aquí en México no es común enterarse bien de lo que sucede en Pakistán, Irán, Gaza, etc., como no sea un breve enunciado sobre la guerra con Estados Unidos o el último atentado terrorista. Las clases de "Historia Universal" [aquí puntualizo nuevamente que se refieren sólo a nuestro planeta] tampoco ayudan, porque después de ser expulsados de España, los moros desaparecen del relato. Yo estaba bañándome [y sí, es común que yo escuche noticieros mientras me baño o me arreglo por las mañanas] cuando escuché uno de esos breves enunciados diciendo: Atentando suicida... Pakistán... muchos muertos y heridos... Benazir Bhutto... terrible pérdida.

Hace alrededor de un mes pasé a la librería (Gandhi, su sección de libros en otros idiomas) y entre los lomos alcancé a ver: "Reconciliation" [reconciliación, más vale que sobre la traducción] de Benazir Bhutto. No pensé si mi nivel de inglés alcanzaría para un libro de política, ni en que ya bastante tiempo libre tengo invertido en este blog; vi el precio rebajado de $269 a $99 y abracé el libro mientras recorría otros estantes. La cubierta estaba un poco maltratada, pero era mi tesoro y temía que de dejarlo allí, otra persona pudiera notar su valor. Era el último ejemplar.

Este fin de semana terminé de leer el dichoso libro y debo decir que mis altas espectativas fueron cumplidas del todo. Benazir Bhutto vivió en el exilio muchos años, regresó a Pakistán en octubre de 2007 y trataron de matarla en un atentado del aeropuerto a su casa... sobrevivió (aunque muchas personas fueron asesinadas o heridas). En diciembre de 2007 trataron de matarla de nuevo y esta vez lo lograron. Este libro lo escribió en el lapso entre ambos atentados.

Por supuesto que no me sorprende que la quisieran muerta. Era la encarnación de una modernidad musulmana que critica a Bin Laden y a los dictadores de Medio Oriente [incluyendo a Mubarak, que es tema de moda], dispuesta a tolerar a otros y a buscar apoyo internacional para mejorar su país.

Yo, en cambio, debo agradecerle otra cosa: Benazir Bhutto me enseñó que hasta enmedio del más radical extremismo hay personas que piensan y que valen la pena, por su culpa ahora leo blogs de Pakistán de vez en cuando... Benazir Bhutto ganó mi respeto [y mi interés] para ella, para sus ideales [la acusaban de ser liberal y de querer un Estado laico], para su religión y para su gente [eso es grande].

Aquí me permito terminar con las palabras de los que la sobreviven (amigos, seguidores y familia) y que se han comprometido a continuar la lucha por democracia y en contra del extremismo: Jeay Bhutto, Bhutto vive.

NOTA: Imagen tomada de aquí. Me gustó mucho la sonrisa satisfecha con la que sale en esta foto.

Actualización: Después de Benazir Bhutto, murió Salmaan Taseer, y el 2 de marzo de 2011, Shahbaz Bhatti, luchando también contra esa ley de la blasfemia en Pakistán. Habrá más entradas "En memoria" por ellos. 
back to top