"La ropilla ya enferma del poeta, exhaló el último suspiro en aquella lucha." Victor Hugo

martes, 15 de marzo de 2011

Hable bien

Denise Dresser

¿Por qué tantos mexicanos dicen haiga sido como haiga sido, en lugar de haya sido como haya sido? ¿Cosas como: ¡Maestra, Fulanito me está copeando!? Bueno las lenguas nativas suelen aprenderse por imitación (a la forma de hablar de nuestros padres y maestros) y por repetición (en libros, radio y televisión). La educación de nuestros padres pudo haber tenido muchas deficiencias, y los maestros en México en ocasiones no llegan ni a niveles básicos de español. El promedio de lectura en México es de alrededor de dos libros al año [y yo me aventuro a creer que está tan mal distribuido como la riqueza nacional]. Por eso voy a empezar por culpar a la televisión análoga y abierta (tratando de que las pedradas vayan dirigidas con precisión y de que cada quien se ponga el saco que le quede).

Voy a hacer una lista de ejemplos, que vinieron a mi mente mientras meditaba esto:
- Una conductora de noticiero: -Se confiscaron ochenta kilómetros de cocaína.- [la cocaína se mide en kilogramos, o en toneladas... igual y en bolsas o bolsitas, pero no en kilómetros]
- Un cantante de Televisa: -Vamos a andar de gira por Rumanía.- [en español se dice Rumania, es palabra grave, pero bastaba un poquito de geografía o de historia]
- Un sacerdote en una editorial (como insulto): -Se portan como talibanes laicistas.- [de esto hay una entrada anterior, el link es este]
- Una cantante (y actriz, según...) famosa por ser muy voluptuosa: -Me parece terrible lo de las víctimas del surimi.- [el fenómeno natural se llama "tsunami", el "surimi" se come (es una imitación del camarón, según comenta Daniel abajo). Yo lo conozco en sushi... y hay gran diferencia, por no decir "voluptuosa diferencia", ji]

Entonces yo propongo no entrevistar a personas que no pasen un examen básico de español [por voluptuosas que sean], y que quienes vayan a servir de adorno, se queden callados (o calladas, va para ambos). Lo mismo con los diputados, no más entrevistas hasta que pasen un examen básico de español, de leyes (porque son legisladores) y de historia (de preferencia del mundo). De ser así nos libraríamos de Hannia Novell, que debería limitarse a leer las noticias sin hacer comentarios (y de preferencia, habíendolas leído antes de estar al aire, para no trabarse)... nos libraríamos de más de un miembro de la Arquidiósesis, que se especializa en ofender a católicos y no católicos, generalmente sin querer, por pura ignorancia... y varios diputados, empezando por todas las declaraciones de Julio César Godoy Toscano [hoy ex-diputado, puntualizo, por estar implicado en una investigación por nexos con el Narco].

No digo que se requiera que todos hablemos perfecto, pero si los mexicanos nos educamos viendo la televisión, y a veces escuchando radio, seguro la medida nos ayudaría bastante. También supongo que los candidatos a puestos de elección popular se tomarían un rato para aprobar los exámenes y tener entrevistas en medios (ya que está comprobado cuánto atesoran sus apariciones en la prensa). Sin embargo, aquí acaba el planteamiento de ensueño y se necesita aterrizar.

Los periódicos suelen tener ortografía y gramática pulidas. Las revistas no sabría decirlo [las que yo he leído sí, pero la verdad hay muchas que ni prestadas leería, y entonces no tengo opinión alguna]. Hay cierto grupo de personas, que digan lo que digan y en el medio que sea, lo dicen razonando y con oraciones bien armadas. Unos son los conductores de la Dichosa Palabra (programa de canal 22 que pueden ver en youtube, según tengo entendido), los conductores de Primer Plano (incluyendo a María Amparo Casar, con cuyas ideas no coincido) y otra a la que le tengo especial aprecio por además dar su opinión de manera lógica y definitiva: Denise Dresser (que pueden ver la foto de arriba, tomada de acá). [La lista afortunadamente no es tan corta.]

Ya que no vamos a poder sacar de la televisión a las malas influencias (siendo realistas), tendré que conformarme con exhortarlos a todos a no sólo informarse y entretenerse por ese medio. Lean libros, lean buenas revistas y periódicos, traten de escuchar a personas que sí saben hablar español [y a personas que lo hablen como lengua extranjera... que ayuda mucho, como punto de comparación]. Si de pura casualidad, llega a leer esto uno de los aludidos arriba, mi sugerencia se limita a una sola: HABLE BIEN.

4 comentarios:

  1. Hola.
    El otro dia oyendo las noticias, una periodista daba su nota y terminaba diciendo su nombre, Biatriz N... Y le pregunte a mi esposa que ella como decia su nombre( ya que se llama Beatriz), me dijo que porque y le comente que como era posible que unqa persona pronunciara mal su nombre.
    Por cierto tenia una compañera en la secundaria que cuando escribia me escribia ponia Dañel.
    Creo que esto viene de la epoca de la colonizacion o de los indigenas que hablan dialecto y no pueden pronunciar bien el español.
    (Una observacion, el surimi es imitacion de camaron y lo pueden utilizar en el sushi).
    Byyyeeeeeee.

    ResponderEliminar
  2. Yo creo que uno puede hacer de su nombre lo que quiera, incluso cambiarlo. Si me llamara Beatriz, y me gustara más "Biatriz" sencillamente lo usaría como seudónimo y resuelto.

    Las personas que yo conozco que hablan algún dialecto (no son muchas) no tienen problemas porque el tono se les ha pegado (como un acento) y no se nota realmente. Supongo que es posible que les costara trabajo. Voy a preguntarle a una señora que conozco en esa situación y luego agregaré lo que me conteste. Para mí el hecho de que ella sea bilingüe tiene ya de por sí un cierto mérito.

    En el caso de la pronunciación de la "ñ" como "ni", lo he visto algunas veces, porque en este mundo global teclados en italiano o en inglés no tienen la "ñ" y usan mejor un equivalente, que la verdad suena parecido. Nuestra letra "ñ" es un tesoro. Los alemanes escriben "moechten" en lugar de "möchten" cuando el teclado no tiene las diéresis.

    Gracias por la nota del surimi. Lo actualizo en el post.

    ResponderEliminar
  3. Alejandra Velascoo24 de marzo de 2011, 16:41

    Yo creo que el hablar bien nuestro idioma es dificil pero no imposible, yo cuando he tenido que escribir algo y dudo como se escribe,y no tengo diccionario a la mano prefiero cambiar la redacción y no escribirlo mal.
    Pero también disfruto esos programas buenos en los que se cuida el español que se habla.

    ResponderEliminar
  4. El español sí es un idioma difícil, pero por lo mismo tiene muchas peripecias para entretenerse. Ojalá hicieran igual los conductores usuales de televisión, y revisaran las cosas antes de decirlas en pantalla. Al menos así pronunciarían como se debe, como el apellido "Borges", ja.

    ResponderEliminar

Se pide cierto respeto, en la medida de lo racionalmente posible. Comentarios que infrinjan esto, serán borrados.

back to top