"La ropilla ya enferma del poeta, exhaló el último suspiro en aquella lucha." Victor Hugo

jueves, 31 de marzo de 2011

Insensibilidad y misericordia.

war victims,Sierra Leone

Hasta donde yo sé, los seres humanos nacemos con cierto sentido de empatía, es decir, somos capaces de imaginar lo que otros sienten, de "ponernos en sus zapatos" como generalmente se dice. Hace tiempo, en este blog se trató una entrada en la que se exponían los resultados de un experimento mostrando que no sólo los humanos, sino también los animales tienen empatía, aunque generalmente sólo por los de su especie, por su comunidad o por su familia, dependiendo del caso [el link es este].

Existimos algunos que dentro de este grupo por el que sentimos empatía, tenemos también a individuos de otras especies, como perros y otros animales de compañía. Habemos algunos que vamos más allá e incluimos animales como pollos y cerdos, por lo que tendemos a volvernos vegetarianos. Hay algunos que tienen un círculo reducido sólo a los miembros humanos de una determinada religión o de un determinado color de piel.

Los nazis que cometían atrocidades eran totalmente insensibles al sufrimiento de sus víctimas judías. No pensaban en él más de lo que pensaban en el sufrimiento de una rata asesinada. [Esto lo recuerdo de alguna declaración durante el juicio de Nürnberg, no es metáfora mía]. Cuando a una esclava negra le quitaban a sus hijos, las personas blancas pensaban que no sufría igual. Cuando a un toro lo ponen en un escenario, para torturarlo y mutilarlo, hay algunos que hasta se divierten.

El asunto es grande. La mayoría de los niños no tienen el menor remordimiento después de aplastar a una mosca o a una hormiga, con premeditación, alevosía y ventaja. Y esa insensibilidad, ¿se les enseña o nacen insensibles y habría que enseñarles a sentir algo? La mayoría de los padres se molestarían si vieran que el niño no sólo mata, sino que antes les quita las patas, o las alas. ¿Matar está bien si se hace rápidamente?

Aquí en México recientemente ha habido muchos asesinatos, pero la insensibilidad va en aumento. Muchos no se limitan a disparar a la cabeza, sino que se ocupan antes de degollar, violar o mutilar a sus víctimas. Yo estoy convencida de que esta insensibilidad no es innata, se aprende. La mayoría de los asesinos en serie comenzaron con insectos, luego pasaron a perros y gatos, y de allí, pasar a personas fue fácil.

En Sierra Leona hace años hubo guerra civil. [Si quieren saber más de esto, recomiendo una búsqueda veloz en internet.] Los niños fueron reclutados como soldados y se les insensibilizó ante la tortura y el asesinato para que pudieran servir y ellos mismos llevar a cabo atrocidades. Una de las más famosas (por desgracia) fue mutilar las manos o los brazos de quienes no los apoyaron. Según se dice, llegaban a preguntar: -¿Manga larga o manga corta?-, que significaba: -¿te cortamos hasta arriba de la muñeca o hasta debajo del hombro?-. La imagen (tomada de acá), es un claro ejemplo. Los grupos armados se sostenían con la venta de diamantes, y aquí debe sonarles el nombre, porque se les llamó entonces: "diamantes de sangre".

Generalmente no es uno el que corta la mano, ni el que desolla vivo al conejito... pero ¿no es uno el que compra los diamantes sin fijarse de dónde vienen? ¿o el que usa pieles? ¿o el que se hace de la vista gorda ante los asesinatos cometidos en una guerra Gobierno - Narco y prefiere no hablar del tema?

La misericordia es una virtud (defendida por la mayoría de las religiones, si no es que todas, y por muchos ateos - yo incluida). No quiero sonar a "¿tienes el valor o te vale?" [campaña de un grupo de empresas mexicanas], porque esa campaña minúscula se refiere a no pasarse el alto y a no pagar mordidas (sobornos) a los policías. La misericordia es más grande, como el rey que en todo su poder, perdonaba a quien lo había ofendido. Los seres humanos somos reyes dentro de este planeta, sobre los animales y las plantas. La fuerza y la tecnología nos hacen tener más poder del que sabemos controlar. Más nos vale ser más sensibles, porque el mundo quizá no nos tenga misericordia.

2 comentarios:

  1. Alejandra Velascoo2 de abril de 2011, 20:02

    Como que estas atrocidades antes eran lejanas....ahora son cercanas.
    devemos enseñar a los que estan a nuestro alcance a ser mas sensibles y a respetar la vida y el sufrimiento de otros

    ResponderEliminar
  2. No sé si "enseñar a otros" sea posible. Lo que seguro es posible es que cada uno trate de ser más sensible y respetuoso. Será que ni para eso me gusta entrometerme, pero lo encuentro más realista. Ya si algún lector es maestro de primaria, igual y puede ayudar "enseñando" a los pequeños. Avisen si es el caso, para hacer un listado de sugerencias.

    ResponderEliminar

Se pide cierto respeto, en la medida de lo racionalmente posible. Comentarios que infrinjan esto, serán borrados.

back to top