"La ropilla ya enferma del poeta, exhaló el último suspiro en aquella lucha." Victor Hugo

martes, 22 de marzo de 2011

Mi mujer, 8 de marzo

Haiti women

[El 8 de marzo se celebra el Día Internacional de la Mujer, pero no se celebra como debiera. No digo que quiera mi regalo ese día, simplemente creo que una vez enfriado el asunto (a dos semanas) se puede meditar un poco sobre lo que ese día simboliza, olvidando los autobuses rosas y las "Clínicas para la Mujer".]

Un 8 de marzo de 1908, murieron 146 mujeres calcinadas dentro de la fábrica textil Cotton, de Nueva York. Se habían encerrado allí, en protesta por los bajos salarios y las terribles condiciones de trabajo. Entonces les lanzaron bombas incendiarias y el fuego comenzó. Se dice (aunque hay otras teorías) que ese es el incidente que se recuerda cada año.

Yo he escuchado muchas veces que el tema es cosa del pasado [en México]: -Hoy las mujeres pueden votar y ser votadas, pueden trabajar y tener propiedades, pueden casarse por bienes separados y conservar su patrimonio, pueden ir a la escuela y estudiar lo que quieran.- Entonces, ¿por qué se sigue pagando menos a las mujeres por el mismo trabajo? ¿por qué nos toca soportar silbidos y piropos [para las que eso es un suplicio]? ¿por qué si nos violan nos vemos en la tarea de convencer al policía de que nuestro escote no era demasiado pronunciado y de que jamás le sonreímos al violador (así que no pudo malinterpretar nada)? ¿de verdad necesitamos de "cuotas de género" para que haya mujeres en puestos de elección popular? [Éste da para otra entrada, pueden buscarla en fechas posteriores].

[En el mundo] No hace falta hablar de la burka, esa prenda que las mujeres musulmanas usan a altas temperaturas ambiente, la que les cubre todo el cuerpo y lleva una rejilla a la altura de los ojos, para poder ver por dónde se camina. Yo leí de un par de jóvenes [alrededor de 16 años] asesinadas por sus familiares, ya que se les acusaba de coquetear y eso era un deshonor. Supe una niña que fue violada por un familiar adulto, se le condenó a azotes (con látigo) y se desmayó para no volver a despertar [debían ser 101 azotes si no mal recuerdo]. Las mujeres árabes tienen todavía mucho por lo cual pelear, empezando por el derecho a una educación que les permita un poquito de control en sus vidas.

Y de un año acá, las mujeres en los campos de refugiados en Haití [los que servirían de vivienda provisional para los damnificados por el terremoto, que pueden ver en la foto, tomada de aquí]. Resulta que 3 de cada 4 han sido violadas. Un señor sugería que se dieran pláticas a los varones, para que entiendan que eso no se hace y que todos son hijos de una madre (una mujer). Yo no creo que las cosas puedan arreglarse así, a menos que viviéramos en el mundo de los Ositos Cariñositos donde todos escuchan razones pacientemente y dicen: "gracias", "lo siento" y "por favor". Supongo que habrá quien me encuentre extremista, pero yo empezaría por esa impunidad, y ya si hay culpabilidad obvia (que en los casos de Haití es frecuente) aplicaría la castración química, para que al menos no provoquen embarazos traumáticos.

Es que resulta bastante grave el hecho de que las crean sus mujeres, y las tomen como si de robarse un chocolate se tratara [-es que se veía muy sabroso, y no pude aguantarme las ganas... y me lo comí-]. No importa cuán hermosa sea la mujer, ni cuán joven, ni qué tan alta está su falda, los individuos merecemos respeto a nuestra voluntad y a nuestro espacio.

Hay otro caso que ha dado varias vueltas al globo, al menos en internet, y es el caso de Israel, un pueblo [creo que no puede llamarse nación aún] que ha destinado parte de su presupuesto a evitar las relaciones sentimentales entre mujeres judías (israelíes) y hombres palestinos. Por allí me tocó leer una declaración que decía algo así como: -No podemos permitir que se lleven a nuestras mujeres-. No seré yo quien defienda a los musulmanes (porque ellos no me defenderían a mí), pero lo que es seguro es que cada una de esas mujeres se pertenece a sí misma nada más, y debe poder relacionarse con quien le venga en gana.

 Termino esta entrada haciendo un par de sugerencias:
- Para los varones: "No" es "no", aún en el cuarto de hotel y con unas copas encima. Siguiendo esto no viola uno a nadie. Si la mujer dijo que no, tratando de jugar a hacerse la difícil, ni modo. Ella se lo pierde por jugar con lo que no se debe. Con el consentimiento para tener sexo, no se juega.
- Para las mujeres: "No" debe ser "no". Si juegan con eso, provocan que los hombres crean que dicen "no" queriendo decir "sí" o "tal vez". Pueden jugar a muchas cosas, pero con el consentimiento para tener sexo, no se juega.

[Esta vez he centrado todo en la sociedad heterosexual que es una mayoría. Para los homosexuales, creo que ambas sugerencias pueden aplicar. Ya les haré una entrada cuando pase el día del Orgullo LGBT, y las cosas se enfríen.] 

2 comentarios:

  1. Alejandra Velascoo24 de marzo de 2011, 16:28

    Creo que todos los que somos pdres tenemos la obligacion de intentar en nuestra familia que es nuestro pedazo de mundo que la equidad es el primer paso para una vida plena.
    Si comenzamos desde pequeños a distinguir ya mandamos otra persona equibocada

    ResponderEliminar
  2. Me parece buena idea. Educar para el respeto y la equidad, es un buen punto de partida.

    ResponderEliminar

Se pide cierto respeto, en la medida de lo racionalmente posible. Comentarios que infrinjan esto, serán borrados.

back to top