"La ropilla ya enferma del poeta, exhaló el último suspiro en aquella lucha." Victor Hugo

jueves, 28 de abril de 2011

Quiero ser un niño verde de verdad

niño verde,Jorge Emilio,González

Con la reciente catástrofe nuclear en Fukushima, ha reaparecido el miedo a nivel mundial. En todo el mundo se apresuran a decir: -Aquí eso no nos puede suceder.- y entonces retoman fuerza los partidos con agenda verde, es decir, aquéllos que buscan una política ambiental como eje de un plan de gobierno. Yo también he masticado el asunto, y he llegado a la conclusión de que yo apoyaría al Partido Verde Ecologista de México, si no fuera porque de verde no le veo nada.

No en todos los países hay "partidos verdes", pero donde los hay, las agendas son sumamente interesantes. Tienen mucho en común unos con otros. No sólo se trata de ecología y energías renovables (de forma económicamente atractiva), sino que también suelen apoyar una agenda de izquierda inovadora (para minorías e igualdad de género) que atrae jóvenes principalmente, y que va tomando fuerza poco a poco [conforme el calentamiento global nos recuerda que no nos queda mucho tiempo, si seguimos como vamos].

Será por eso que cuando empezó a interesarme la política quedé muy interesada en los spots (anuncios) que el Partido Verde mexicano (PVEM) ponía en televisión, donde decía lo mismo que ahora dice en su página de internet, es decir, que un día cortaron los árboles de su colonia ["los pedregales de Coyoacán", según dice su página aquí] y así decidieron hacer un partido político que "salvaguardara el Medio Ambiente". Admito que por unos meses hasta pensé que cuando pudiera votar (al cumplir 18 años) iba a votar por ellos, para que ayudaran a proteger las selvas y a frenar el maltrato animal.

Pero entonces vinieron los hechos [sacude uno un poquito la ilusión verde y se desvanece de inmediato]. El Partido Verde ganó la presidencia en el año 2000, en alianza con el Partido Acción Nacional (PAN), y respaldando a Vicente Fox. Habrá quienes votaron por él pensando que apoyaban una agenda verde y de pronto se encontraron con que no sirvió de nada. Tan pronto Fox llegó a la presidencia, los verdes volvieron a autoconsiderarse "oposición" y ni ellos ni Fox hicieron ni pío. [¿Se acordaban?]

Yo miro su página y veo las pestañas: "Inicio", "Prensa", "Programas", "Principios", "Historia", "Representantes", "Publicaciones" y "Transparencia". No veo ninguna que diga "logros". Allí no me rindo [-algo bueno deben tener para presumir- me digo] y recorro el resto de su página. Sí hay un logro: "Invasiones, cambios de uso de suelo, descarga de residuos de la construcción, transporte de madera y afectación a árboles serán delitos culposos". Sí, suena bien, ojalá de verdad hubiera sanciones para quienes afecten las áreas forestales [dejando de lado que en este país la justicia es bastante convenenciera y suele sancionar chivos expiatorios en lugar de delincuentes].

Bueno, es el único logro verde que encontré [o no supe buscar bien... aunque deberían estar a la vista, ¿o no?]. Se unieron al candidato del PRI para la gubernatura del Estado de México, eso veo. Creo que si gana pasará lo mismo que cuando ganaron la presidencia, es decir, NADA DE NADA.

Lo demás son cosas que propusieron, talleres de actividades ambientales, nada tangible. La verdad es que se han aliado a los partidos grandes por turnos, y han apoyado iniciativas como la pena de muerte. Hoy pude ver el argumento con el que se defienden de la multa que el IFE les impuso por hacerse publicidad de forma ilegal [que si mal no recuerdo, se refiere a que pagaron dinero a dos artistas de Televisa por decir que apoyaban al partido, aunque en el momento dijeran que lo habían hecho sin pago alguno]. No dicen que no lo hicieran, sólo que se trata de una multa "revanchista con tintes electoreros", es decir, no mucho.

Ahora, si pensaban que nuestro Partido Verde no era tan escuálido, permítanme ponerle la cereza al pastel. Jorge Emilio González Martínez (presidente del Comité Ejecutivo Nacional) [desde que tengo memoria], y también apodado "el niño verde", apareció en 2004 en un video pidiendo dinero para ayudar a un empresario a usufructuar una reserva natural. Siendo del Partido Verde, se esperaba cierta renuncia de su parte, o que dijera que el video era falso, pero según recuerdo, salió a declarar sencillamente que "lo chamaquearon", el Partido Verde lo ratificó como presidente y allí quedó el asunto. [La información exacta de la fecha del video la confirmé en una editorial del Universal, que pueden ver aquí.]

Este Partido Verde no es verde, ni tiene pizca de izquierda. Tiene un Comité Ejecutivo que es casi una dictadura, ostentada por Jorge Emilio "niño verde" González (que pueden ver en la foto, tomada de acá). El día que encuentre a sus miembros en las manifestaciones por los derechos de los animales, o contra la planta de Laguna Verde, entonces contarán con mi voto, porque yo al menos, quiero un niño verde de verdad.

viernes, 22 de abril de 2011

Muchas maneras de matar

seal,baby

Sé que en algún lugar escuché que cuando los Nazis buscaban métodos para exterminar judíos en masa, estaban preocupados por el costo de las municiones, antes que por otras muchas cosas. Uno de ellos se quedó accidentalmente dentro de un automóvil y estuvo cerca de morir por inhalar monóxido de carbono. Ya con esta económica idea, la fueron perfeccionando hasta convertirla en un método económico para terminar con muchísimas personas. Se dice que no era totalmente efectivo. Había personas que sobrevivían y enfrentaban la muerte de otra manera. [Aquí sí no recuerdo más macabros detalles. Con esto basta para la idea.]

Hace poco se publicó una entrevista al niño pakistaní que trató de suicidarse con explosivos dentro de una multitud. Perdió un brazo, y mató a alrededor de una docena de personas, pero su carga explosiva no funcionó del todo... y sobrevivió. Siendo un niño de 14 años, dice que pensaba que iba a dolerle un poco y luego iría al cielo. [La cita exacta la publiqué en su momento en Twitter, yo la tomé de "der Spiegel".] En su cabeza sólo pasaba tratar de tener a la mayor cantidad de personas posibles al estallar.

También habrán escuchado probablemente de los Spree Killer ["asesinos ráfaga"], ese tipo de asesino que entra en un lugar, mata a cuantas personas puede y luego se suicida. Recientemente hubo uno en Brasil, en una escuela, pero antes de eso me parece que ha habido en Alemania y principalmente en Estados Unidos.

Pero hasta aquí se trata de asesinatos veloces, buscando una manera rápida de terminar con la mayor cantidad de vidas posible. Aquí hago una división importante.

¿Y si se tomara a un joven desorientado para enterrarle varillas en la espalda, mutilarle las orejas y terminar después de un largo rato enterrándole una espada? ¿Y si se cobrara por el "espectáculo cultural"? ¿Y si se considerara "tradición" ir de casa en casa matando bebés con bats? Yo creo que esto suena más al tipo de asesinato que cometen los "asesinos seriales", es decir, con premeditación, alevosía, ventaja y con cierto espacio entre uno y otro.

Yo me sigo preguntando qué tienen en la cabeza las personas que hacen lo primero con los toros, y lo segundo con las focas. Dejemos de la falta de empatía, y de la insensibilidad total, estas personas se divierten con sus actos como si de asesinatos seriales se tratara. No matan por necesidad, ni por hambre, ni siquiera por ideología... matan (con saña) por diversión y eso para mí es imperdonable.

Generalmente este blog evita poner fotografías violentas. Esta vez me ha costado mucho trabajo evitarlas. La verdad es que de tener a mi merced a un torero o a un asesino de focas me costaría mucho trabajo evitar hacer con él lo que él hace a otros. Me parte el corazón pensar que cada año miles de focas son asesinadas a batazos.

Yo no creo posible sensibilizar a los asesinos, porque si los gritos y la sangre no los incomodan, entonces no veo remedio. Por eso, si de algo sirve, les pido ayudar en lo que puedan con el boycott a quienes patrocinan atrocidades. No es muy complicado: el gobierno canadiense pone el dinero para las focas, y se esmera en vender la carne y los productos que adquiere. En el caso de los toros hay toda una lista de patrocinadores (al menos en México) que aportan dinero para esto. El gobierno mexicano ha usado el dinero de su presupuesto para pagar cursos de tauromaquia. Si les interesa, avísenme y busco la lista para pegarla aquí.

Pero miro de nuevo las fotos de las focas, con sus hermosos ojos negros contemplando el mundo por primera vez y me imagino además del peligro existente de ser atrapadas por osos polares, el riesgo de que llegue un idiota que se divierte matando a batazos a bebés. Por allí leí que el 67% de los canadienses rechaza la matanza, seguro se sienten tan impotentes como nosotros (los mexicanos) con mínimo un toro asesinado cada fin de semana.

jueves, 14 de abril de 2011

La censura (y la autocensura)

avestruz,ostrich

Hace unos meses leía en internet acerca del caso de un joven en Kuwait que fue demandado por haber ido a un restaurante (llamado Benihana) y haber descrito su experiencia después de haber comido allí. La comida no le gustó, de hecho, y su reseña fue bastante franca, por lo que empezaron a aparecer comentarios en los que la gente opinaba muchas veces de igual manera y en otras (sospechosamente) totalmente opuesta. No tardó mucho en venir una demanda por parte del restaurante. [Si les interesa el caso, he aquí su entrada y sus actualizaciones al respecto.]

Muy recientemente se dió a conocer la sentencia dictada a una bloguera de Siria, que dió una opinión política en su blog. La condenaron por espionaje, a cinco años de prisión, y tiene 19. No he podido encontrar su página [e ignoro si se encuentra en inglés o en algún otro idioma que yo entienda] pero si lo encuentro próximamente, es seguro que lo leeré, daré mi opinión y vendré a pegarla aquí. En México la libertad de expresión no implica riesgos tan grandes siempre y cuando uno se limite a criticar al gobierno (y no se le ocurra delatar actividades del "Narco", es decir, de los grupos de la delincuencia organizada).

La línea es bastante nítida. Hablar de que declarar la guerra contra el Narco fue una verdadera tontería improvisada, no tiene tan alto riesgo. Hablar de que los militares desaparecen gente en Ciudad Juárez (y otros lugares), violan indígenas y extorsionan, tiene alto riesgo. Preguntar si el presidente es alcóholico según se rumora, puede hacer que una periodista pierda su trabajo (y nadie conteste a la pregunta, de hecho). Buscar a un familiar desaparecido o justicia para un familiar asesinado, puede ser mortal [y suele serlo]. Lo desmenuzo rápidamente.

Periódicos como "la Jornada" y "Reforma" han criticado bastante, incluso fuera de las editoriales, con nombre y apellido... también revistas como "Proceso" y "Contralínea". Los gobernantes patalean, llegan a denunciar por "daño moral" [que significa prácticamente: lo demando porque dijo algo que era secreto y que no me conviene que sepan], pero allí suele quedar la cosa.

Por denunciar a los militares, en cambio, puede ser quemada tu casa, pueden desaparecer a tus familiares, también asesinarte a tiros, mutilarte la mano, violarte, quemarte con soplete la espalda... con un lamentable gran etcétera. Esto es frecuente en los lugares en los que la figura del Estado ha desaparecido, la justicia de plano no alcanza a procesar tanto asesinato, y absuelven ("por falta de pruebas") a un señor que pidió perdón a los familiares de las víctimas. Aquí de nuevo Ciudad Juárez (Chihuahua), Tamaulipas, Oaxaca... y más (por desgracia).

En varios lugares se cuestiona esto del alcoholismo del presidente Felipe Calderón. Yo he visto incluso un video en YouTube, en el que las personas en una manifestación le gritan cosas por el estilo, revisé la fecha y fue antes de que el diputado problemático sacara en la Cámara Legislativa una manta con ese tema y antes de que la periodista Carmen Aristegui estuviera a punto de perder su espacio en la radio [pasando un par de semanas fuera de la estación, por negarse a pedir perdón por preguntar...].

Hay ciertas zonas del país en las que los medios han llegado al extremo de preguntar a los delincuentes "qué sí y qué no pueden publicar". Como dijeron los miembros de "El Diario" de Juárez: "para saber al menos a qué nos atenemos" [espero estar citando correctamente, está difícil hallar la cita exacta]. Recuerdo haber escuchado que perdieron ya a un par de empleados del diario [asesinados, claro], y en su página (en la esquina superior izquierda) puede verse un listón negro, como de luto. [Dejo el link aquí.]

Tenemos uno de los números más altos en censura a nivel mundial por este tipo de casos. Pero últimamente han venido los medios tradicionales (las televisoras y compañía) a proponer una medida para ayudar a que esto no suceda. Se llama "Acuerdo para la Cobertura Informativa de la Violencia" [yo me niego a poner el link, pero son libres de buscarlo, claro]. Según este acuerdo, los medios no informarán de todo lo que suceda. Lo que sí informen, será dimensionado en su "justa medida", evitando el lenguaje de los delincuentes [ji, aquí me pregunto si también evitarán el lenguaje de los de cuello blanco, es decir, lavadores de dinero, orquestadores de fraudes... los que desaparecen la partida secreta... jiji... ji].

Los ciudadanos ya podrán limitarse a meter la cabeza dentro de sus respectivos agujeros, escuchando lo que los medios de esta Iniciativa decidan informarle. Los medios alternativos informarán de todo, aunque se les tache de no "tener el espíritu de cambio" y de "decir que las cosas buenas se van a acabar" por no ser parte del acuerdo nacional mentado. Los blogueros informaremos cuando ese sea nuestro interés, aquéllo que nos parezca interesante... sabiendo también que la ley no nos protege como periodistas o reporteros [pero que aunque la ley nos protegiera, eso no sirve aquí en el mundo real].

Igual y cuando todos saquen las cabezas, los mexicanos que queden verán un país nuevo y maravilloso. Huérfanos, viudas, padres sin hijos y maestros sin alumnos, terminarán todos por concluir algo así como lo que dicen las mujeres cubiertas en Arabia Saudita: -Somos el objeto más preciado, por eso no debemos salir solas. Mi guardián sabe lo que es mejor para mí.-

[NOTA: Esta entrada no pretende insulto alguno a las avestruces. Se dice incluso que eso de la cabeza es un mito. El texto se refiere a esa avestruz mítica, nada más. Imagen tomada de aquí.] 

miércoles, 6 de abril de 2011

Las redes sociales... nada extraordinario.

social media

Hace tiempo tuve la oportunidad de que ciertas personas mayores leyeran algunos de mis textos. Eran poemas o ensayos, algunos cuentos cortos y uno que otro cuento largo. Uno de los señores me dijo que lo que más le llamaba la atención de mis textos era que no mencionaba nada de las computadoras o de los teléfonos celulares, siendo que yo era joven, y esas cosas eran de "mi generación".

En ese entonces [hace años] le contesté que para mí no se trataba de cosas tan extraordinarias como para dedicarles la tinta, sino cosas bastante cotidianas. Se puede escribir un cuento en el que el protagonista se retrase para ver a alguien, y entonces podría llamarle por celular para avisarle... ¿Sonó como argumento para un cuento? Yo también creo que no, funciona como parte de la historia, pero no como la trama principal.

Ahora quiero acotar esto un poco. A mí me tocó tomar un teléfono celular, marcar el número y ponerme la bocina en el oído por medio minuto, antes de que me dijeran que tenía que oprimir el botón de "send" para que en efecto se hiciera la llamada. Sin embargo, hoy todos buscamos el botón verde, o el cuadro verde dentro de la pantalla táctil. Soy de la idea de que las redes sociales, así como el internet mismo, parecen seguir el mismo camino hacia la cotidianeidad.

Todos los días, en algún punto de México... más específicamente, en alguna cárcel de México, alguien toma un teléfono celular y se dedica a llamar para extorsionar a otros. El celular no es el culpable, obviamente. A los buzones de correo electrónico llegan muchos mensajes de desconocidos con pornografía u ofertas para bajar de peso, cadenas [mensajes que supuestamente traen las maldiciones más terribles si no los reenvías] y mucha basura más. En Twitter no faltará quien envíe promocionales (con @tunombre) y en Facebook podría terminar tu muro lleno de actualizaciones de cierta persona a la que viste sólo una vez. Toda tecnología de comunicación es una herramienta cuyo uso depende del usuario en cuestión. [Así como los cuchillos de cocina pueden usarse para preparar manjares o para apuñalar al vecino ruidoso.]

Esta semana tuve oportunidad de ver un video en el que Isaac Asimov habla del internet y del maravilloso uso que podría tener como fuente de información. No voy a retomar lo que dijo, porque les dejo el enlace del video (aquí) por si les interesa.

Desde mi muy peculiar punto de vista, la maravilla es poder salir de trabajar, masticando las ideas para este blog y las imágenes que quiero [en este caso, tomada de aquí]... Llegar a casa para escribir tan rápido como me sea posible, colocar colores, poder revisar la ortografía en la página de la Real Academia Española, y otros datos relevantes desde Wikipedia... Subir el texto a internet, y esperar en verdad que a alguien le parezca interesante la entrada del momento, pero sabiendo que no dependo del rating y que aunque nadie comentara [aquí debía ir un emoticon con los hombros levantados y un puchero], no me quedo sin comer.

Menciono rápidamente el dato de que a la tecnología se atribuye cierto papel protagónico en los acontecimientos históricos de hoy en día. Hoy escuché testimonios desde la capital de Costa de Marfil, y desde el 25 de enero llegaron a mi twitter fotos desde Egipto. Aquí quedé sinceramente sonriente de ver el uso que se dió a las redes sociales. Pero esto se merece algo más que mi pequeña reflexión... ya abordaré eso a detalle.

[Actualización 11.5.1: En un blog que sigo desde hace tiempo, salió una entrada relativa a este tema que me gustó bastante. Se llama "Astronautas del tiempo real" y el link lo dejo justo aquí.]
back to top