"La ropilla ya enferma del poeta, exhaló el último suspiro en aquella lucha." Victor Hugo

jueves, 14 de abril de 2011

La censura (y la autocensura)

avestruz,ostrich

Hace unos meses leía en internet acerca del caso de un joven en Kuwait que fue demandado por haber ido a un restaurante (llamado Benihana) y haber descrito su experiencia después de haber comido allí. La comida no le gustó, de hecho, y su reseña fue bastante franca, por lo que empezaron a aparecer comentarios en los que la gente opinaba muchas veces de igual manera y en otras (sospechosamente) totalmente opuesta. No tardó mucho en venir una demanda por parte del restaurante. [Si les interesa el caso, he aquí su entrada y sus actualizaciones al respecto.]

Muy recientemente se dió a conocer la sentencia dictada a una bloguera de Siria, que dió una opinión política en su blog. La condenaron por espionaje, a cinco años de prisión, y tiene 19. No he podido encontrar su página [e ignoro si se encuentra en inglés o en algún otro idioma que yo entienda] pero si lo encuentro próximamente, es seguro que lo leeré, daré mi opinión y vendré a pegarla aquí. En México la libertad de expresión no implica riesgos tan grandes siempre y cuando uno se limite a criticar al gobierno (y no se le ocurra delatar actividades del "Narco", es decir, de los grupos de la delincuencia organizada).

La línea es bastante nítida. Hablar de que declarar la guerra contra el Narco fue una verdadera tontería improvisada, no tiene tan alto riesgo. Hablar de que los militares desaparecen gente en Ciudad Juárez (y otros lugares), violan indígenas y extorsionan, tiene alto riesgo. Preguntar si el presidente es alcóholico según se rumora, puede hacer que una periodista pierda su trabajo (y nadie conteste a la pregunta, de hecho). Buscar a un familiar desaparecido o justicia para un familiar asesinado, puede ser mortal [y suele serlo]. Lo desmenuzo rápidamente.

Periódicos como "la Jornada" y "Reforma" han criticado bastante, incluso fuera de las editoriales, con nombre y apellido... también revistas como "Proceso" y "Contralínea". Los gobernantes patalean, llegan a denunciar por "daño moral" [que significa prácticamente: lo demando porque dijo algo que era secreto y que no me conviene que sepan], pero allí suele quedar la cosa.

Por denunciar a los militares, en cambio, puede ser quemada tu casa, pueden desaparecer a tus familiares, también asesinarte a tiros, mutilarte la mano, violarte, quemarte con soplete la espalda... con un lamentable gran etcétera. Esto es frecuente en los lugares en los que la figura del Estado ha desaparecido, la justicia de plano no alcanza a procesar tanto asesinato, y absuelven ("por falta de pruebas") a un señor que pidió perdón a los familiares de las víctimas. Aquí de nuevo Ciudad Juárez (Chihuahua), Tamaulipas, Oaxaca... y más (por desgracia).

En varios lugares se cuestiona esto del alcoholismo del presidente Felipe Calderón. Yo he visto incluso un video en YouTube, en el que las personas en una manifestación le gritan cosas por el estilo, revisé la fecha y fue antes de que el diputado problemático sacara en la Cámara Legislativa una manta con ese tema y antes de que la periodista Carmen Aristegui estuviera a punto de perder su espacio en la radio [pasando un par de semanas fuera de la estación, por negarse a pedir perdón por preguntar...].

Hay ciertas zonas del país en las que los medios han llegado al extremo de preguntar a los delincuentes "qué sí y qué no pueden publicar". Como dijeron los miembros de "El Diario" de Juárez: "para saber al menos a qué nos atenemos" [espero estar citando correctamente, está difícil hallar la cita exacta]. Recuerdo haber escuchado que perdieron ya a un par de empleados del diario [asesinados, claro], y en su página (en la esquina superior izquierda) puede verse un listón negro, como de luto. [Dejo el link aquí.]

Tenemos uno de los números más altos en censura a nivel mundial por este tipo de casos. Pero últimamente han venido los medios tradicionales (las televisoras y compañía) a proponer una medida para ayudar a que esto no suceda. Se llama "Acuerdo para la Cobertura Informativa de la Violencia" [yo me niego a poner el link, pero son libres de buscarlo, claro]. Según este acuerdo, los medios no informarán de todo lo que suceda. Lo que sí informen, será dimensionado en su "justa medida", evitando el lenguaje de los delincuentes [ji, aquí me pregunto si también evitarán el lenguaje de los de cuello blanco, es decir, lavadores de dinero, orquestadores de fraudes... los que desaparecen la partida secreta... jiji... ji].

Los ciudadanos ya podrán limitarse a meter la cabeza dentro de sus respectivos agujeros, escuchando lo que los medios de esta Iniciativa decidan informarle. Los medios alternativos informarán de todo, aunque se les tache de no "tener el espíritu de cambio" y de "decir que las cosas buenas se van a acabar" por no ser parte del acuerdo nacional mentado. Los blogueros informaremos cuando ese sea nuestro interés, aquéllo que nos parezca interesante... sabiendo también que la ley no nos protege como periodistas o reporteros [pero que aunque la ley nos protegiera, eso no sirve aquí en el mundo real].

Igual y cuando todos saquen las cabezas, los mexicanos que queden verán un país nuevo y maravilloso. Huérfanos, viudas, padres sin hijos y maestros sin alumnos, terminarán todos por concluir algo así como lo que dicen las mujeres cubiertas en Arabia Saudita: -Somos el objeto más preciado, por eso no debemos salir solas. Mi guardián sabe lo que es mejor para mí.-

[NOTA: Esta entrada no pretende insulto alguno a las avestruces. Se dice incluso que eso de la cabeza es un mito. El texto se refiere a esa avestruz mítica, nada más. Imagen tomada de aquí.] 

2 comentarios:

  1. Alejandra Velascoo14 de abril de 2011, 23:00

    Cuando se den cuenta es porque, cuando el destino los alcanze como el título de la pelicula

    ResponderEliminar
  2. Sí, para entonces, nos habrá alcanzado a todos.

    ResponderEliminar

Se pide cierto respeto, en la medida de lo racionalmente posible. Comentarios que infrinjan esto, serán borrados.

back to top