"La ropilla ya enferma del poeta, exhaló el último suspiro en aquella lucha." Victor Hugo

viernes, 5 de agosto de 2011

Sobreviviendo al terror

Mumbai,hotel,terrorist attack

Los ataques terroristas están tan incrustados en la vida diaria, que ya no ocupan las primeras planas. Se han vuelto una notita de un párrafo en el margen de la sección internacional. Sólo como muestra, hallé una lista con los ataques terroristas que han ocurrido. En el link de aquí pueden ver la lista del primer semestre de 2011, y en el link de acá pueden ver la lista incompleta que se va haciendo del segundo semestre. Si se detienen a mirar un poco las listas [sé que están en inglés, pero sólo quiero usarlas como esquema... no pude hallarlas en español], la primera columna indica la fecha del ataque, la segunda indica el tipo de ataque ["bomb" significa bomba, "shooting" significa tiroteo y "suicide" significa suicida, como traducción veloz, para que se den una idea], la tercera y la cuarta columnas indican número de muertos y de heridos, respectivamente, y lo demás incluye una descripción del hecho, cómo fue, quién lo hizo, etc.

El atentado en Noruega es sólo uno de los 31 ataques que yo conté [los conté hoy, y la lista puede cambiar] dentro del mes de julio de este año. En España ETA declaró un "alto al fuego" que hasta ahora ha cumplido. En Medio Oriente (Afganistán, Pakistán, Yemen... ), en medio de sus revoluciones, los atentados son cosa de casi todos los días. México aparece en la lista, y repetidamente, porque la comunidad internacional considera "terroristas" las balaceras y los coches bomba [yo estoy de acuerdo]. El terrorismo está en México, y en casi todo el mundo, más allá de las cuestiones de "percepción".

Igual hacen terrorismo los de extrema derecha (como el noruego Anders Behring Breivik), que los de extrema izquierda (como los ecoterroristas). De hecho todos los extremistas, de un lado o del otro, pueden caer en actos de este tipo. Aquí agrego el terrorismo de extremistas religiosos, el terrorismo de la delincuencia organizada (aunque su fin sea más económico y menos suicida)... y aprovecho para resaltar que no conozco extremistas ateos.

En la imagen [tomada de aquí] pueden ver el Hotel Taj Mahal, en Bombay, la India. El 26 de Noviembre de 2008 fue blanco de uno de diez ataques llevados a cabo por extremistas musulmanes. Los terroristas se dividieron y atacaron con bombas y AK-47. [No quiero desviarme, si desean más información, sugiero Wikipedia.] Supongo que recuerdan los ataques del 11 de Septiembre de 2001 en Estados Unidos y los del 22 de Julio de 2011 en Noruega, pero quién recuerda cuál fue el último bombardero suicida en Afganistán, o el último tiroteo en México.

Mientras los estadounidenses prohiben subir shampoo a los aviones, y la mayoría de ellos prefiere no compartir el avión con nadie que traiga turbante, los noruegos insisten en que no quieren vivir con miedo. Para estos últimos, según declaraciones de su Primer Ministro, lo que hace falta es "más democracia". ¿Y los mexicanos? Los mexicanos en el gobierno insisten en que aquí no hay "narcoinsurgencia" ni "narcoterrorismo", de hecho, llegaron a decir que no hay "guerra" y que los delincuentes sólo "se matan entre ellos".

Así escucho a los israelíes mientras declaran que los asentamientos en territorio palestino son necesarios para prevenir el terrorismo, como el inmenso muro. Los estadounidenses defienden con uñas y dientes el derecho de todos a portar armas de fuego (aunque luego los terroristas disparando en escuelas sean ellos mismos). Los musulmanes tuvieron cierto alivio cuando supieron que el de Noruega [al menos] no llevaba su religión como estandarte, mientras algunos israelíes [por increíble que parezca] tuvieron cierto regocijo porque al parecer "así sabrían los noruegos qué se siente" y dejarían de apoyar tan férreamente a Palestina.

Este problema no va a terminar pronto. Ahora mismo en alguna parte del mundo hay niños aprendiendo que otros no valen lo mismo que ellos (por su color de piel, por su raza, por su situación económica, por su preferencia sexual o por su religión), hay personas sufriendo opresión y hay terroristas potenciales imaginando paraisos con vírgenes o sin extranjeros.

Me pregunto qué haremos en la Ciudad de México si la guerra penetra nuestra trinchera. Supongo que seguiría lo que hicieron los juarenses, es decir, huir los que tengan los medios y los que no, resignarse al toque de queda y empezar a llamar a amigos y familiares cada que suceda algo, sólo para ver si todos están bien.

Para sobrevivir al terror, cada quien tendrá su fórmula. En lo que respecta a mí, el terrorismo me inquieta porque sé que no estamos haciendo lo que se debiera para terminar con él. Según yo, la razón la tienen los noruegos: el terrorismo se combate con democracia, reduciendo las desigualdades sociales e impulsando el multiculturalismo y el respeto a todos aquellos que comparten el planeta con nosotros. ¿Será la nueva utopía: "un mundo sin terror"?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se pide cierto respeto, en la medida de lo racionalmente posible. Comentarios que infrinjan esto, serán borrados.

back to top