"La ropilla ya enferma del poeta, exhaló el último suspiro en aquella lucha." Victor Hugo

martes, 13 de septiembre de 2011

Por la democracia

mubarak,trial,egypt

Después de leer un rato el Yemen Times [un muy interesante proyecto del que seguro he tuiteado algo, y si no, lo haré pronto], me quedé pensando en lo mucho que están pasando las personas en Medio Oriente. Las revoluciones árabes no sólo reflejan el hartazgo de los regímenes autoritarios, sino que reflejan claramente el ansia por algo que muchos en Occidente ni siquiera imaginaban: una democracia.

Yo admito que en enero (2011) estaba asombrada cuando escuché de las protestas en Túnez. Leí sobre la gota que derramó el vaso y miré la foto atónita [fue Mohammed Bouazizi, que decidió inmolarse cuando entre todas las restricciones y la miseria, le tiraron su puesto de fruta]. Cuando Egipto siguió y pude ver las fotos de las protestas (gracias a Twitter y a los jóvenes que subían fotos a la primera oportunidad), no sólo estaba estupefacta, sino que sonreía cada que entre los titulares de los noticieros escuchaba algo como: Envían caballos y camellos a reprimir, pero las protestas continúan, o bien, Lanzan bombas de lacrimógeno pero los protestantes usan limones para aminorar los efectos.

Escuché por internet cuando Mubarak dió uno de sus discursos finales y dijo que no se iba. Estaba en el trabajo, y sentí ganas de aventar mi zapato hacia la computadora [según forma de protesta común por allá]. Muchas personas sufrieron por su ley de emergencia [espero recordemos eso si insisten en poner toques de queda en México], Khaled Said (cuya historia abordé en un post anterior, aquí) murió por ese poder que otorgó el dictador a policías ignorantes y la gente se encontraba en las calles [mujeres incluídas] para denunciar esos abusos y pedir democracia... sí, de esa que se supone que México tiene.

Por eso me quedo pensando cuando leo en el Yemen Times lo que los yemeníes esperan conseguir ahora que Ali Abdallah Saleh ha salido del país (con quemaduras en gran parte del cuerpo) y no se sabe si va a regresar. Al parecer Yemen espera quitar a toda la estirpe del poder (familia y amigos), para conseguir un sistema de gobierno justo que sí represente a todos. Estoy de acuerdo en que la democracia podría ser ese sistema y les deseo lo mejor al respecto. [Y de paso espero que Saleh no regrese, como muchos yemeníes.] 

En el caso de Libia, el dictador empezó (de plano) a matar a los manifestantes. El conflicto lleva meses (aunque afortunadamente parece acercarse a su fin) y aún escucho en el radio declaraciones de partidarios de él (de Muammar Gaddafi) que insisten en que los manifestantes son extranjeros bajo el influjo de drogas que quieren destrozar Libia y los principios que la han llevado a su gloria actual [con más o menos palabras, dependiendo de la persona]

Yo de verdad creo que la OTAN no hubiera intervenido en el conflicto de Libia, de no ser porque el abasto y los precios del atesorado petróleo pendían de un hilo. Pero no me crean tan fácil, mejor imaginemos que Libia no tuviera petróleo, y el dictador hubiera mandado hasta tanques para matar a los manifestantes; imaginemos que hubiera declaraciones de desertores del ejército libio que admitieron que se les ordenó entrar a las mezquitas para detectar opositores y dispararles al salir [recordando que las manifestaciones suelen ser después de la oración de los viernes]. Bueno, ahora imaginemos que Libia no se llamara Libia, sino Siria y creo que sabrían exactamente a qué me refiero con que la OTAN no hubiera intervenido.

Benazir Bhutto (cuya historia abordé principalmente en este post) explicaba algo que a mí me parecía aterrador. Decía que en Pakistán [país que también tiene un régimen tipo dictadura y en el que se metieron sin permiso los estadounidenses a matar a Bin Laden] la gente vive en extrema pobreza [menos de 2 dólares diarios, según Kalsoom (autora del blog: "CHUP! Changing Up Pakistan")] y quienes ayudan a esas familias son los extremistas islámicos. Para dar una idea más clara, sería como si el programa "Oportunidades" mexicano (link informativo aquí), lo dirigieran los grupos de la delincuencia organizada [no se rían, que no estamos tan lejos en ciertas regiones de la sierra].

Bhutto alegaba que el extremismo sólo puede combatirse dando opciones a esas familias y apoyándolas desde el Estado. Yo le creo... pero también creo que no va a bastar con una democracia de "mentiritas" [como la mexicana]. Necesita ser una democracia en serio, una en la que efectivamente mande el pueblo y el Estado proteja a las minorías que así lo requieran.

Ja, por eso me gustó tanto la foto de Mubarak que pongo al inicio (imagen tomada de acá). Creo que así ven los dictadores al pueblo (aún en la derrota), así ven los ricos a los pobres (salvo honrosas excepciones), y hasta hace muy poco, así veía Occidente al mundo árabe. Mis mejores deseos para estas transiciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se pide cierto respeto, en la medida de lo racionalmente posible. Comentarios que infrinjan esto, serán borrados.

back to top