"La ropilla ya enferma del poeta, exhaló el último suspiro en aquella lucha." Victor Hugo

jueves, 22 de septiembre de 2011

Un candadito nos vamos a poner...

twitter,dead,censorship

El día de ayer (21 de septiembre) fueron liberados Gilberto Martínez Vera y María de Jesús Pagola. Llevaban en prisión desde el 30 de agosto [si mi búsqueda veloz en internet no me falla] acusados de "terrorismo", y fueron liberados bajo fianza (por una nueva ley publicada en velocidad récord). De hecho, lo que ellos hicieron fue usar sus cuentas en Twitter para publicar lo que creían que estaba pasando en Veracruz, es decir, que estaban secuestrando niños en las escuelas.

Se hubiera tratado de un asunto menor si los rumores hubieran sido ciertos. Twitter se ha usado muchísimas veces para advertir de narcobloqueos [bloqueos que los narcotraficantes realizan en carreteras o avenidas] o tiroteos. El problema es que la gente entro en pánico por falsos rumores (esta vez) y el gobernador del lugar [Javier Duarte, cuya cuenta de Twitter es @Javier_Duarte, por si quieren enviarle su opinión] declaró desde un inicio que esa "desinformación" tendría "consecuencias legales". Luego se encargó de que hallaran a dos personas que publicaron los mensajes, los acusó de terrorismo y los condenó a 30 años de prisión [lo digo en singular porque parece que él movió todos los hilos, como de costumbre sucede con la justicia mexicana].

Bueno, recordarán cómo se puso la red social con este asunto. Se trataba de 30 años de prisión en contra de dos personas que se equivocaron y enviaron información sin confirmar. Twitter es famoso precisamente porque la información que por allí circula es muy parecida a los rumores convencionales. La posibilidad de reenviar mensajes (es decir, el "retweet") implica tomar 140 caracteres ajenos y repetirlos. Los medios de comunicación masiva tienen el mismo problema cuando se trata de buscar el origen de la información, y todos podemos cometer errores en un mundo en el que la información está tan accesible (y tan vulnerable).

Hay que agregar además, que todos sabemos cómo están las cosas en México [por más que nos repitan una y otra vez que el asunto no es tan grave, que es por el bien de todos y que vamos ganando]. La verdad es que hay una gran diferencia entre publicar una mentira obvia [por ejemplo: el gobernador Duarte sabe lo que hace] y publicar una mentira que parece verdad, como en el caso de los ataques de narcotraficantes. Les dejo un par de verdades: en México hay quien secuestra niños [les dejo el link de una noticia aquí], han entrado a escuelas para matar [otra noticia acá] y hay grupos que se dedican específicamente a secuestros en masa [el gobierno mexicano insiste en que "no hay pruebas" de que eso suceda, mientras las ONGs dicen que es algo común... ja, yo les voy a las ONGs, ¿y ustedes?].

Tomando en cuenta todo esto, ¿cómo no salir corriendo a buscar a nuestros hijos si el rumor dice que están secuestrando niños? Si a mí llegara un rumor semejante, definitivamente lo pondría en Twitter, con un aviso en mayúsculas que advirtiera que se trata de un rumor... puesto que luego resultan ser ciertos y más vale prevenir. Supongo que mientras los medios insistan (la gran mayoría) en no informar de los acontencimientos como éste [para no "alarmar a la población"], la única manera de enterarnos cuando algo así sucede será por rumores.

[En este blog se han publicado también rumores. Siempre con la nota de que se trata sólo de eso. Hasta donde yo sé, hay muchas cosas de los políticos (y de sus nexos con los criminales) que también son rumores y que nunca se han probado... y tampoco se han descartado...]

Por si no fuera suficiente, recientemente aparecieron dos cuerpos en Tamaulipas, con un letrero que advertía que eso les pasaría a todos los "relajes" de internet [aterradora imagen tomada de acá]. Seguro lo encuentran en las noticias si buscan un poco. A mí esta muerte me ha resultado especialmente lamentable. Puede que fueran blogueros o tuiteros, y que hubieran publicado algo que a alguien le molestó [eso suele suceder con los periodistas en México]. También puede que nada tuvieran que ver, y que el mensaje fuera para intimidar (cosa que ya lograron).

Llamó mi atención la declaración del presidente de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) que pidió a las autoridades que "den tanta prioridad a este caso como a los de periodistas profesionales que son asesinados por ejercer su profesión" [cita tomada de acá]. Para ser sincera, yo creo que si las autoridades "dan tanta prioridad a este caso como a los de periodistas profesionales", entonces seguro quedará impune.

Entre las declaraciones de miedo que llegaron a mí en la semana, recordé una tonada que se cantaba en el kinder cuando yo era niña. Decía: "un candadito nos vamos a poner... el que se lo quite va a perder... 1... 2... 3" y se acompañaba siempre de un ademán en el que el profesor y los alumnos parecían cerrar su boca con un cierre invisible y lanzar la llave lejos. En el kinder funcionaba sólo por unos 5 minutos, porque después los niños nos íbamos olvidando del mentado candado y comenzábamos a hablar nuevamente. ¿Sería muy ilusorio esperar que esta vez se trate de una censura semejante?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se pide cierto respeto, en la medida de lo racionalmente posible. Comentarios que infrinjan esto, serán borrados.

back to top